miércoles, 17 de noviembre de 2010

Solicitud de ayuda campaña de recogida de sapos comunes en la carretera M-301


Estamos en plena campaña de recogida de sapos comunes en la carretera M-301.
Necesitamos ayuda. Sé que alguno de vosotros vive lejos, pero si podéis venir un sólo día, será de mucha ayuda.
Salimos al anochecer en las noches de lluvia y temperatura no inferior a 6 grados.
Mañana miércoles se anuncian lluvias y el sábado también. Las temperaturas parecen bajas, pero siempre hay que ir a la carretera y comprobar. Por favor, el que esté dispuesto a colaborar, que conteste por correo o teléfono con mensaje. Yo vivo en San Martín de la Vega, donde está la M-301. Al tenerlo cerca puedo llamar, si veo que hay sapos, a los que antes me hayáis dicho de antemano que podéis venir esas tardes-noches de previstas lluvias.
Tal vez alguien conocido vuestro esté interesado en venir. Difundidlo por favor.
Muchas gracias!!!

Carta 



Hola a tod@s

Somos un pequeño y variado grupo de voluntarios que intentamos salvar la población de sapo común (Bufo bufo) de los atropellos masivos en la carretera
M-301 en San Martín de la Vega.  Es la población más importante de sapo común de la comunidad de Madrid. Pretendemos que se pongan barreras para anfibios como en otros lugares ya se ha hecho.

El año pasado recogimos unos 1.900 sapos pero no pudimos evitar el atropello de quizás otros tantos. Este año son 1.616 los sapos rescatados en los pocos días de lluvia que ha habido este otoño. Lo hacemos cuando los sapos se activan, es decir, en las noches de lluvia y con temperaturas no muy frías. Muchos de ellos son hembras cargadas de huevos que pretenden llegar al embalse de Gózquez para hacer sus puestas. Los atropellados están siendo otra vez muchísimos, incontables.

Los sapos sufren las consecuencias del progreso en cuanto a que han de cruzar un espacio que siempre fue suyo y que ahora es una carretera, un carril bici y un muro de hormigón. El aumento de población de los últimos años en San Martín de la Vega hacen que el tráfico sea más denso y por tanto que los sapos tengan menos oportunidades de salir vivos cuando cruzan la carretera.

No podemos prescindir de la carretera, evidentemente, pero conozcamos los problemas que las carreteras sin buenas medidas paliativas provocan.

Nuestra naturaleza, que tanta belleza nos ofrece, es descuidada y vulnerada como si  fuera un medio para nuestros fines, sin tener en cuenta que la naturaleza es un fin, porque es y porque fue, un principio de vida constante. Si sólo utilizamos la naturaleza como un medio, si no la respetamos como el maravilloso y sorprendente regalo que es, acabaremos con el bienestar del hombre al acabar con ese principio regenerador. El aire que respiramos, el agua que bebemos, la tierra que nos mantiene,  es un milagro diario que precisa nuestro agradecimiento, nuestra admiración, nuestra contemplación, nuestro cuidado.

Empecemos desde abajo. Os pido vuestra colaboración para salvar sapos comunes.

El humilde sapo, con las connotaciones negativas que la palabra sapo conlleva, con las informaciones erróneas que sobre él se ciernen, intenta cruzar una carretera. Conozcámoslo mejor. Ayudémoslo entre todos.

Si queréis colaborar, poneos en contacto a través de correo, o por teléfono. Si no podéis, enviadlo y difundidlo por favor, tal vez alguien pueda.

Saludos

Elena
918947825
650626473