sábado, 8 de diciembre de 2007

Ocho explotaciones de áridos operan en situación de ilegalidad en el Parque Regional del Sureste


POR OCUPAR SUELOS DE PROTECCIÓN

Ocho explotaciones de áridos operan en situación de ilegalidad en el Parque Regional del Sureste

Un reciente informe realizado por las asociaciones ecologistas El Soto y GRAMA, ambas pertenecientes a “Jarama Vivo”, se muestra la existencia de ocho explotaciones de áridos en suelos incompatibles con esta actividad en el Parque Regional del Sureste, vulnerando los articulados de la normativa de este espacio natural. Esta situación es consentida por la Consejería de Medio Ambiente desde hace varios años. Dichas explotaciones se sitúan en algunas de las zonas más frágiles y valiosas del Parque Regional.

Durante los meses de septiembre y octubre, las asociaciones ecologistas El Soto y GRAMA han realizado un censo de actividades ligadas a la extracción de áridos en suelos incompatibles. En total se han localizando 8 explotaciones, la cuales vienen a infringir distintos aspectos de la normativa ambiental del Parque del Sureste por situar sus instalaciones o su actividad en los lugares de mayor valor ambiental (zonas A, de reserva integral; y zonas B, de reserva natural).
Las explotaciones localizadas se sitúan a lo largo de todo el tramo bajo del Jarama, desde el límite más al norte del Parque hasta la zona sur, en Ciempozuelos. Éstas son: Peñalver (en San Fernando de Henares), Tarmac Iberia y Aripresa (en Rivas Vaciamadrid), Tramsa (en Arganda del Rey), Maresa (en San Martín de la Vega), Ampliación de Aricusa, Gravera del Jarama y Gravera de los Ángeles (en Ciempozuelos).

La normativa del Parque del Sureste (Ley 6/94 y el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales -PORN-) establece que no pueden existir explotaciones de áridos en las aludidas zonas A y zonas B. Al aprobarse la Ley del Parque en 1994 se daba la circunstancia que existían varias explotaciones en suelos incompatibles y, por tanto establecía que debían ser trasladas al aprobarse el PORN. El PORN (aprobado en 1999, con cuatro años de retraso) les daba un plazo de 5 años para que pusieran fin a su actividad; es decir, desde marzo de 2004 no debería existir actividad minera en estos suelos.

Por otro lado la misma normativa, a fin de dar más protección a los lugares de mayor valor ambiental, prevé unos márgenes de amortiguación de 100 metros respecto a las zonas de reserva integral y de 50 metros respecto a las zonas de reserva natural, en los cuales queda prohibida la actividad minera. En los ocho casos se incumple esta franja de protección.
Dos de las explotaciones (Aripresa y Gravera del Jarama) afectan a suelos de reserva integral, como son las lagunas de El Porcal, en Rivas, y las lagunas de las Arriadas, en Ciempozuelos. Estos humedales albergan las principales poblaciones de aves acuáticas de todo el Parque Regional.
En las zonas ocupadas por todas las explotaciones, se ha visto reducido a cero el bosque de ribera, ya sea producido por la acción extractiva, el tráfico intenso de
camiones, el acopio de materiales y/o la presencia de diversas instalaciones (plantas de tratamiento, naves, aparcamientos...).

Especialmente llamativos son los casos de Gravera de Los Ángeles y Tarmac Iberia. La primera de ellas, en Ciempozuelos, fue sancionada hace dos años por la Consejería de Medio Ambiente por arrasar un importante yacimiento arqueológico, por daños al Jarama y por no tener aprobada Declaración de Impacto Ambiental. A pesar de esto, sigue en explotación.
La segunda de ellas, Tarmac Iberia, en Rivas Vaciamadrid, tiene detrás de sí un triste historial de denuncias por vertidos de lodos al río. Además opera desde los años 80 sin autorización de la Confederación Hidrográfica del Tajo. En el año 2004 firmó un acuerdo con el Ayuntamiento de Rivas para su desmantelamiento progresivo. Dada la actual actividad de esta planta, tal acuerdo no ha sido más que papel mojado.

La existencia de ocho explotaciones de áridos en suelos incompatibles en el Parque del Sureste manifiesta una vez más el abandono, la desidia y la nula voluntad de la Consejería de Medio Ambiente respecto a este espacio protegido. En la última Junta Rectora (celebrada el 7 de noviembre), tanto el Director del Parque, Adolfo Bello, como el Director de Medio Natural, Miguel Allué, manifestaron desconocer que existiera actividad minera en lugares incompatibles. Esto les sirvió a la Consejería para aprobar 13 nuevas graveras, saltándose la moratoria existente desde hacía seis años, y convertir el Parque del Sureste en un espacio al servicio del negocio del urbanismo (graveras, escombreras, crecimientos urbanísticos).

El informe puede ser revisado y descargado en la siguiente dirección: http://www.elsoto.org/Informe_Graveras_incompatibles_1.pdf

Para más información:
Raúl Urquiaga (675 569 118) y Antonio Martínez (616 179 442)
Gravera de los Ángeles (Los Tranzones). Se observa la cercaníade la actividad al río Jarama, la apertura de caminos ilegales y laausencia de bosque de ribera. Ubicada en zona de reserva natural.